Confesiones de una Mente al borde de la Ciclotimia Galopante: Que si vengo, que no voy, que si estoy… BAHH, HISTERIC@S

En aquellos momentos de mayor vulnerabilidad emocional en los que uno termina inmerso por diversos motivos (separación, divorcio, “necesito un tiempo para pensar”, “me parece que deberíamos conocer otras personas”, “quiero un tiempo para mí”, “vos te mereces algo mejor”, “no sos vos, soy yo”, “o te vas de mi vista o en vez de tomarte la lágrima te la voy a hacer parir por los ojos del patadón en la frente que te voy a dar”, “no te me vuelvas a cruzar en la vida porque te atropello, pongo reversa y te vuelvo a pasar por encima con un bondi que traslada a un contingente de obesos”, “él/ella me da algo que vos jamás pudiste darme…” entre otras frases célebres)… bueno, la cuestión es que es en esos momentos obscuros, plagados de recuerdos sentimentaloides que se intentan olvidar atravesando con desgarro los días del calendario, ahí, en esos instantes es cuando una leve caricia se confunde con una declaración de amor, y un tarareo con una serenata, y un cumplido con un “y vivieron felices por siempre”…  ¿Precipitado? JA! Lo decís porque aún no te conté todo lo que sucedió antes como para que yo me termine haciendome la cabeza y carburando noche y día para hallar la mejor manera de captar su atención, acorralarl@ cuando ande desprevenid@ y hacerl@ sentir que para mi vale y mucho…

Amig@s, sí, definitivamente hago referencia a esos sujetos que aparecen en el momento menos indicado, justo cuando no tenés que conocer a alguien ya que aún te sentís débil porque la amoladora del amor te acaba de pasar por encima y te dejo en estado vegetativo, visitado por parientes, allegados y gente que intenta consolar lo inconsolable…  como una suerte de oportunistas, o mejor dicho, “caranchos”, se cuelan en tu terapia intensiva con sus artilugios legales e ingeniosa persuasión (chamuyo) y buscan sacar una buena tajada de tu corazón (o quizás alguno de tus otros órganos… jejeje) y de esa manera sacarte por un instante de tu estado de coma para luego sumergirte más hondo en las profundidades de tu soledad y melancolía: HISTÉRIC@S.

Existen características generales de este tipo de personas: vuelter@s hasta las últimas consecuencias, les cuesta definir un estado, situación o decisión con absoluta convicción de lo que están haciendo. Son sujetos que hasta para decir “¿permiso, puedo ir al baño?”, tergiversan la conversación de manera rebuscada para no llegar directamente al meollo del asunto, marear al interlocutor, y que finalmente, nadie entienda qué ocurrió, cuándo ni por qué.

Nunca les pidas un avance… son lent@s como pedo mañanero bajo las sábanas que luego se agitan para esparcir su gracia, y sus indirectas constantes son evadidas por ellos mismos tan rápido como pedo al lado de un extractor. Hábiles en el vocabulario (chamuyeros) pero poco diestros en la oratoria, gran paradoja, pueden desentrañar innumerables estrategias de abordaje sutil, casi quirúrgico, pero ni un solo lance directo (jamás le pidas que definan el partido con el tan ansiado gol, prefieren jugar de defensores, o en el peor de los casos, arqueros).  Temerosos y tímidos cuando la intimidad lo amerita, son capaces de bajar la mirada ante la insinuación más leve, acatar ante el pedido más insolente, y olvidar todo lo ocurrido apenas se agota la magia.

A continuación defino una detallada tipología de histéric@s que se adaptan a diversas situaciones, los clasificaré con el nombre de una canción:

  • Y es que ando un poco confundido últimamente, no sé si confiar en mi forma de actuar o perder el control y dejarme llevar” – Histeric@ Negador/a. Típico temeroso incapaz de mover un peón, ya que no se atreve a dar ni el más mínimo paso. Vive de las apariencias, indirectas sutiles y rebuscadas, imaginando un actuar diferente frente al sujeto receptor de su histeriqueada pero finalmente, son l@s que calientan la pava pero jamás cebarán el mate… “Yo hice qué? No, te confundiste, yo no hago esas cosas, seguramente me confundiste con mi prim@, somos iguales, pero es de ligerit@… ahh, sisi, le dicen Fajita: rapidit@, rapidit@…”
  • “All you need is Love” Histéric@ empedernid@. Histeriquean a todo el mundo, hasta a los Potus, no les basta con un blanco particular, necesitan abarcar el mapa mundi completo, desplegando sus tácticas de seducción, estrategias de captura de la atención, miradas de soslayo y rebajadas. Se creen seres superiores, divin@s, capaces de atraer a cualquiera que se cruce en su camino, y por ende, consideran indignos de su atención a todo su universo receptor de histeriqueos.  Ególatras. Típico, si te he visto, no me acuerdo…
  • “Forget you – Fuck you” Histéric@ escapista… el que tira la piedra y luego esconde la mano. De chiquit@ debió haber sido fanátic@ de jugar a las escondidas, porque ante la más mínima indirecta huyen tan fugaces como el correcaminos y no hay trampa letal de ACME que pueda capturarlos. A est@s, mejor perderlos en su escape que encontrarlos, porque ante lo más mínimo se terminan ahogando en su propio vaso de agua. Ridicula charla extremista de: “Vamos a tomar una café?” Respuesta: “Ahhh, bueno, emm, no se… yo no, emmm… prefiero no, porque me parece que vamos muy rapido y… chau me tengo que ir”.
  • “Rolling in the deep” – Histéric@ desertor. Avanza un poco más que el modelo anterior, pero el final es muy similar. Típico caso del miedo al compromiso, te alimento los ratones hasta que se vuelvan castores, tiramos la carne a la parrilla un rato, nos sambullimos un poco en el agua pero apenas tomaste más confianza, más cariño… ALARMA, PELIGRO, DANGER… A los dos segundos no sabes si lo soñaste, si lo viste en una película, si es la historia de algún amigo o amiga, pero todo recuerdo parece vago y lejano, cuan si nada hubiera ocurrido… Sin dudas, a est@s mejor cajonearl@s de entrada, archivarl@s y olvidarl@s porque son un tremendo dolor de…

En concusión, l@s Histéric@s ilusionan con sus palabras pero defraudan con sus actos. Claramente no estamos empleando la terminología psicoanalítica para definir esta patología, porque en el siglo XXI este término ha adoptado otras significaciones sobre las que he preferido ahondar, ya que precisaba descargar mi ira contenido a través de una nueva confesión, tal como hago en cada episodio. Cuidado! Si el invierno se aproxima hay que andar prevenidos, porque siempre se busca quien te caliente los pies a la noche y no va a faltar oportunidad para que estos asaltantes sutiles se cuelen entre nuestras sábanas y nos terminen haciendo pasar el invierno más frío de nuestras vidas… No es para que anden paranóic@s, después de todo, hoy en día ser histéric@ es parte misma de nuestro ser social, TODOS HEMOS HISTERIQUEADO Y FUIMOS VÍCTIMAS de la misma moneda con la cual pagamos… Será hora de que aprendamos la lección.

Aterciopelados – Bolero Falaz

Licencia Creative Commons
Confesiones de una mente al borde de la ciclotimia galopante por Jonathan Picossi se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s