Confesiones de una Mente al Borde de la Ciclotimia Galopante: La Navidad

En una mesa de amigos confesé abstraído mi particular desinterés por esta Navidad; mi soslayada atención ante tal acontecimiento festivo fácilmente puede comprobarse en mi total falta de compromiso navideño: la única tradición efectuada fue la decoración del árbol y la constitución del pesebre prefabricado, algo que realicé en ese feriado en el que me sentía incómodamente aburrido y opté por realizar un actividad creativa que escape de mi rutina. Cuando culminé mi obra de arte sentí una especial condescendencia por Jesús, María, José, los 3 burros, dos ovejas, la vaca, el pastorcito y los tres sujetos de dudosa procedencia apostados en el umbral de una chosa de madera bastante más fortificada y lujosa que la de aquellos años, envidia de cualquier durmiente de bancos de plaza. Yo que María, si acabo de ser madre y vienen tres tipos vestidos con velo, les mando al burro más reacio para que no jodan!!! “Acabo de ser, Madre, no quiero recibir gente a cada rato, regalos, flores, soy alérgica, por favoor!!!!”

Las Navidades en casa se pasan entre vitel tone, matambre, ensaladas, papas con muchísima mayonesa, algunos otros aperitivos, y una mesa dulce abundante… eso sí, la cena arranca 22 o 22:30 y a las doce el esófago es una carretera en hora pico sin lugar para los débiles, donde cada alimento ingerido debe pagar un peaje sujeto a una inflación del 300%… alcohol se como en los boliches.

Comienza la cuenta regresiva con el locutor de la radio que seguramente piensa: “manga de hijos de puta me encantaría estar en casa con mi familia en lugar de estar acá rezándoles la novena por poco! Pero bueno, el bono navideño es algo…” y cuando el 3, 2, 1 anuncia la llegada de tan festivo evento emergen los abrazos, saludos y la magia se enciende junto con chasqui-boom, cañitas voladoras en botellas de cerveza, abejitas, colitas de dragón, globos que vuelan al compás de un insondable fuego plagado de deseos para el año próximo; Entre ellos se cuelan Papá Noel y el Niñito Dios en su tan osado plan por conquistar el mundo por un día (auspiciados por una bebida Cola y muchísimas tarjetas de crédito), pan dulce, budines de todas las especies (sin frutas, por favoorrrr), turrones, garrapiñadas (las tan codiciadas), confites, sidra, sidra y más sidra. A la 1, la alegría terminó, volvemos a tener los mismos conflictos cotidianos de toda familia disfuncional, nos decimos “chau”, guardamos en tupper la comida para el día siguiente y bueno… así paso la Navidad… no sin antes de mi parte enfiestarme animadamente con amigos!!! Las botellas tiemblan ante nuestra presencia, os lo digo yo!!!

Durante el día los celulares caen, las redes mueren y el enlace global es apenas una media red débil y profanada. Los mensajes generalizados me enervan… deberían generar una compañía que produzca saludos personalizados para todos aquellos vagos de mierda que mandan mensajes masivos en cadena sin importar a quien se los envíen!!! Las redes sociales son invadidas por fotografías de saludos, postales, y agradecimientos entre gente que en la vida se han visto face to face (aunque este decir está bastante obsoleto).

Villancicos, hombres de traje galardonados por las compañías discográficas entonando clásicos navideños, “El satélite llamando”, y otros grandes éxitos resuenan mientras los “peces beben en el río” y “Santa Claus llegó a la ciudad”.  Lo mejor, sin duda, es la alegría de los chicos que reciben sus regalos con la ilusión impregnada en sus ojos… aun mejor, la mirada de aquellos que reciben regalos cuando la desesperanza los consume durante el resto del año y de pronto la infancia parece volver a regenerarse. Ojala que cada niño interno despierte en esta Navidad y la ilusión se contagie entre todos para compartir una verdadera celebración del Amor.

Creo que mi compromiso máximo para esta fiesta es escribir estas palabras… Felicidades para mi familia, mis amigos y todos aquellos que son parte de mi vida, Gracias por estar!! He conocido muchísimas personas que realmente valen la pena, que me han marcado de por vida y que me han permitido colmarlos de risas, consejos, alegrías, enojos, caprichos y emociones varias!

A todos, les deseo una muy Feliz Navidad, y que realmente, a las doce brinden con sonrisas genuinas llenas de Amor y agradecimiento!

Éxitos!

0 comments

  1. Bien ahí Jhonny!! Muy lindo tu texto!! Deseo para vos una muy feliz Navidad!! mirá la coincidencia que a mí también me gusta el pan dulce sin frutas.. jeje!! Te mando un cálido abrazo con el mismo aprecio de siempre!! Luis Pinardel!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s