Confesiones de una mente al borde la Ciclotimia Galopante: Breve Ensayo sobre el Amor

Mucho se ha escrito y dicho sobre el Amor. Tantas palabras se han empleado para definirlo de tantas maneras diferentes. Es que es una fuerza que inspira los movimientos retóricos más genuinos, las lágrimas más desgarradoras, las sonrisas más perfectas, las miradas más penetrantes y los suspiros más profundos. Definitivamente, el Amor todo lo potencia, tanto su presencia como su ausencia, su permanencia como su olvido, su fuego como su consumación… una vez alguien me dijo que el Amor es como un hechizo: no caben dudas de que es real cuando se ejecuta, y sin embargo, si el truco no fue tan poderoso sólo se recuerda como una mera ilusión.

Erich Fromm dice: “Prácticamente no existe ninguna otra actividad o empresa que inicie con tan tremendas esperanzas y expectaciones, y que, no obstante, fracase tan a menudo como el amor”. ¿Cuántas veces nos hemos sentido el error personificado por causa del dolor de un corazón roto? Y es que nuestro corazón tiene huellas de cada desencuentro, rechazo, quiebre, engaño y lágrima, como así también de toda la plenitud que nos colma cuando Cupido dispara sus encantos, y es cada uno de los latidos lo que define quienes somos y cómo actuamos de acuerdo al momento. Como las líneas de nuestra mano, nuestras almas estás impregnadas de marcas delimitadas por nuestras acciones como si fuera un mapa laberíntico de nuestra identidad. Sin dudas, Fromm afirma que las relaciones amorosas fracasan tan a menudo porque simplemente nadie nos enseña a amar… aprendemos en el camino, a prueba y error, arriesgándonos en cada peldaño de una escalera que conduce quién sabe a donde.

“El amor es un arte, tal como es un arte vivir. Si deseamos aprender a amar debemos proceder en la misma forma en que lo haríamos si quisiéramos aprender cualquier otro arte (…). ¿Sucede acaso que sólo se consideran dignas de ser aprendidas las cosas que pueden proporcionarnos dinero o prestigio, y que el amor, que “solo” beneficia al alma, pero que no proporciona ventajas en el sentido moderno, sea un lujo por el cual no tenemos derecho a gastar muchas energías?”, insiste Fromm.

Nos cuesta tanto aprender que por amor no se ejecutan sacrificios, porque simplemente no son necesarios. Amar no debería costarnos nada… lo que realmente se requiere es esfuerzo para ser uno mismo, genuin@, autentic@, únic@… Aquellos que realmente nos aman son capaces de verse afortunados por tenernos como partes de sus vidas, porque son capaces de ver todo el potencial que tenemos para dar, la luz interna, nuestros colores, nuestra aura. Por eso no es necesario “remarla” obstinadamente, porque la persona que realmente te quiere en su camino solo tiene que extender su mano y estrechártela. El amor no se busca, te encuentra. El esfuerzo necesario radica en dar todo de sí, sin esperar nada a cambio, sin generar expectativas sobre los actos ajenos, sin juzgar, otorgándole al otro la libertad necesaria para ser quién es, porque es por ser él/ella que nos colma de felicidad.

Jhonny PicossiAmar es ser independiente pero sintiendo la necesidad de abrazar al otro. Amar es ser capaz de dejar ir y tomar otro papel en la historia cuando nos damos cuenta de que en efecto, con hechos, no somos capaces de hacer feliz a esa persona. Quizás ese sea un sacrificio permitido, pero que se vuelve menos doloroso con el paso del tiempo, cuando somos capaces de reconocer y asimilar la lección.

A veces nos creemos poco merecedores de tan exquisito regalo. Basta de eso. Todos somos dignos de amor, porque todos somos humanos y cometemos errores en el camino. Todos merecemos el perdón y la redención, en especial, el perdón de uno mismo que a veces es el más difícil de conciliar. Actuamos como nuestros propios enemigos, autoboicotiando nuestros planes por no considerarnos capaces o merecedores. ¡Que pecado! Injusto es vivir en una sociedad donde el orden de mérito prevalece y la definición de quienes somos está a cargo de qué tan bien hacemos lo que hacemos, cuánto tenemos y qué tan duro peleamos por ajustarnos al legado hegemónico que nos aporta orden y seguridad.

Amar es rebelarse. Poner en crisis la propia concepción del mundo, romper cada estructura, estallar y preguntarse: ¿realmente es genuino lo que creo? Amar es ocuparse, conocer, respetar y ser responsable, es decir, tener la capacidad de dar respuesta asumiendo con firmeza las consecuencias de nuestras elecciones, pero nunca con obstinación. Es ser permeable, flexible, pero con convicciones. Amar es lograr el equilibrio siendo uno mismo.

“Si alguien ama a una flor de la que sólo existe más que un ejemplar entre los millones y millones de estrellas, es bastante para que sea feliz cuando mira a las estrellas”, expresa El Principito en su más excelsa ternura, gracias a Antoine de Sait-Exupéry. Vagamos por el mundo a oscuras, pudiendo percibir sólo sombras y algunos rayos de luz leves, fugaces, como flamas que rápidamente se consumen. Pero entonces, aparecen esos entes que brillan con una efervescencia envidiable. Es porque somos capaces de ver la luz en las personas que nos terminan marcando de por vida. Son como estrellas; aunque haya millones nos es posible reconocer aquella en particular.

“Adoro lo cursi, quiero lo cursi en mi vida”, afirma Kate Winslet en “The Holliday”, mi film favorito de Nancy Mayers. Esta directora y guionista también nos permite percatarnos de que a pesar de que las heridas de amor son las más profundas y difíciles de sanar, vale la pena el intento, porque cuando uno se lanza al vacío es cuando nos creemos capaces de volar.

Luego de pasar momentos difíciles es cuando comprendemos y valoramos el significado de lo que nos rodea. Un consejo: nunca te pierdas la oportunidad de amar, sé vos mism@ y nunca reniegues de ello.  Porque después de todo, como nos enseña El Principito: “Lo escencial es invisible a los ojos”.

Adele, One and Only

Licencia Creative Commons
Confesiones de una mente al borde de la ciclotimia galopante por Jonathan Picossi se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s