La industria cultural del kirchnerismo

Las librerías del país han sido copadas por el fenómeno literario kirchnerista. Intelectuales y especialistas debaten la hegemonía de una industria cultural-política de cara a las elecciones presidenciales. Análisis del discurso y léxico oficialista.

Por Jonathan Picossi
@jhonnypicossi

Páginas impregnadas de tinta y retórica apresuran su paso para ganarle la carrera temporal a las elecciones presidenciales. Balances de gestión; casos de corrupción que emergen en el discurso social; causas y consecuencias de un fenómeno que mantiene el poder desde hace ocho años; el autoritarismo y la democracia en la lucha por los derechos humanos, ciudadanos y comerciales, son algunas de las principales musas que inspiran a quienes narran la literatura sobre el “kirchnerismo”.

La reciente ebullición que generó la participación de Beatriz Sarlo en “6,7,8” en la Televisión Pública, renovó como brisa fresca un panorama trunco en el debate político. “La audacia y el cálculo, Kirchner 2003-2010” es el título de la obra que presentó en mayo la ensayista y columnista de La Nación, quién además participó de otro debate frente a Horacio González,sociólogo y director de la Biblioteca Nacional, autor de “Kirchnerismo, una controversia cultural” en Código Político transmitido por TN.

“Estamos frente a un panorama complejo: tenemos un sindicalismo acusado de corrupción por las voces éticamente e investigativamente objetivas; estamos ante la construcción de una burocracia de Estado que se considera el peronismo militante: la Cámpora; tenemos un gobierno que en ocho años no ha establecido un diálogo con la oposición. Entonces, las instituciones vencen las ideas y los caprichos de las personas. Me gustaría que el kirchnerismo reconociera la existencia de los problemas que tiene. En las elecciones cada uno votará como quiera”, sentenció Sarlo analizando desde su mirada la situación actual del país.

En la otra esquina del ring, Aníbal Fernández presentó su libro “Zonceras argentinas y otras yerbas”, con prólogo de la mísmima Cristina Fernández de Kirchner. La cantidad de ejemplares vendidos superó los 65 mil y el autor donó las ganancias al Hospital Garrahan. “Este libro, mi primer libro, busca ser más que un texto, un gesto. Una señal a mis compañeros, sobre todo, hacia los más jóvenes. Seguramente será también, un espacio de discusión para los que no piensan como nosotros”, explicó el jefe de gabinete en su blog personal.

La relación entre el oficialismo y los jóvenes, donde el kirchnerismo dice haber hallado uncódigo común masificado por el uso de las redes sociales en internet, evidencia interrogantes sobre el despertar fáctico o no del activismo juvenil, anestesiado durante la década “menemista”. Según Marcela Parada, licenciada en ciencia política y relaciones internacionales, hay una nueva forma de manifestación juvenil, recordando la presencia de los estudiantes secundarios en la escena social cordobesa y porteña.

“No hay que confundir el activismo juvenil con las distintas etapas de un proceso de asistencialismo, especialmente desde la capacitación y la educación que se está dando a nivel nacional y particularmente en Córdoba. Eso no es participación, es otra forma distinta que puede llegar a educar hacia una mayor participación. Por un lado es positivo, porque dan herramientas para el futuro, y por otro lado son una forma delegativa de participación por adhesión para seguir manteniendo ese sistema de subsidio, beca, apadrinazgo”, explicó Parada.

Por otra parte, el fenómeno kirchnerista apela a sus propias reglas del juego mediático y defiende un discurso plagado de un léxico que ha tomado como propio. Una rápida lectura analítica puede ayudarnos a encontrar vocablos que devienen de la década del 70 (“gorilaje”, “oligarquía”, “militancia”), otros que manifiestan la realidad inclusiva que buscan generar a través de sus políticas sociales (“para todos y todas”) y hasta el discurso de la confrontación a través de la oposición a ciertos principios (“grupo monopólico”, “piquetes de la abundancia”).

La doctora en letras y semióloga Fabiana Martínez, analista del discurso político y social, define al kirchnerismo como un fenómeno muy complejo. “Si vos estudiás el discurso de Néstor Kirchner desde el 2003, tiene huellas de la “retórica setentista” que no estuvo presente en ningún otro gobierno. Uno de esos elementos es la idea de la política como litigio, como lucha y a su figura como la de un mártir que va a llevar la lucha hasta el final”, definió Martínez al respecto.

Una de las piedras fundamentales de la cultura kirchnerista es la defensa de los derechos humanos que evidenció el gobierno a lo largo de su gestión. En particular, con los juicios a los represores de la dictadura militar. “El discurso kirchnerista habla mucho de derechos. El derecho al trabajo, a la inclusión, a la memoria, a la educación, al deporte. Hablar de derechos tiene que ver con la memoria discursiva del fenómeno peronista, en la cual el reconocimiento de los derechos fue estructurante en su política. El kirchnerismo tiene unaretórica populista, del pueblo dañado al que hay que proteger”, expresó Martínez.

La supuesta hegemonía de la cultura-kirchnerista no sólo se evidencia en las librerías argentinas, sino también en las encuestas de cara a las elecciones presidenciales. Según la consultora Poliarquía, Cristina Fernández cuenta con una imagen pública superior al 58%, estableciéndose el punto de inflexión tras la muerte de Néstor Kirchner, que para Fabiana Martínez “también ha dejado una discursividad digna de ser analizada” debido a este cambio positivo en la percepción social sobre el gobierno.

La amplia gama literaria de este fenómeno evidencia, para algunos intelectuales y periodistas, una semejanza cultural entre el kirchnerismo y el peronismo original del ’45. Sin embargo, allí donde algunos ven una producción cultural activa, otros la sentencian como lógica del marketing electoral ante las inminentes elecciones que definirán los futuros cuatro años de nuestro país.

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s