Por qué hace falta una nueva ley de adopción

Las maniobras ilegales de algunas parejas para ser padres, la nueva ley de matrimonio igualitario y la realidad de niños en condiciones de abandono evidencian la necesidad de una nueva ley de adopción.

Por Jonathan Picossi
@jhonnypicossi

La ley de adopción actualmente vigente en Argentina fue incorporada al Código Civil en 1997. Han pasado ya 14 años y los especialistas coinciden en que, dadas las actuales condiciones y el marco social, es momento de renovarla. Las maniobras fuera de la ley para conseguir un niño, el crecimiento de un chico sin la contención de un núcleo familiar, la burocracia que demora los tiempos dela Justicia y la ley de matrimonio igualitario sancionada en 2010 así lo evidencian.

En el discurso que dio inicio a las sesiones ordinarias del Congreso Nacional, la presidenta Cristina Fernández habló sobre la imposibilidad de continuar regulados en materia de adopción por la ley 24.799. “Necesitamos de una herramienta para que las familias desesperadas por tener un hijo no realicen maniobras ilegales porque no pueden acceder al derecho a la maternidad o la paternidad”, expresó ante un parlamento que aplaudió esta iniciativa sin distinción de colores partidarios.

Sin embargo, hay quienes consideran que tal reforma no es necesaria, como dictaminó el juez de menores de Córdoba de segunda instancia, Carlos López Peña. “Todo el mundo se hace eco de quela Justicia demora por la burocracia en tribunales, cuando en realidad el trámite de adopción es sencillísimo”, expresó el magistrado.

Según la ley 24.799, quienes quieran adoptar deben ser mayores de 30 años, salvo los cónyuges que tengan más de tres años de casados, y que acrediten residencia permanente en el país por un periodo mínimo de cinco años anteriores a la petición. Cumpliendo estos requisitos, los aspirantes se inscriben en el Registro Único de Adoptantes, una especie de lista de espera en la que quedan anotados quienes cumplen con los estándares delimitados por exámenes psicológicos, jurídicos y psico-ambientales realizados de forma gratuita por el Equipo Técnico de Asesoramiento Jurídico de Adopción.

El Registro Único de adoptantes está regulado por la Ley 25.854/03 y fue sancionado en 2003. Las provincias fueron adhiriendo paulatinamente a esta normativa, que busca ordenar prioridades de aspirantes según una nómina numerada. “Desde que Córdoba se adhirió a este registro, se anotaron aproximadamente 1.900 personas, de las cuales, 900 ya han logrado adoptar. El trámite de adopción desde su inicio hasta el final dura aproximadamente cinco o seis años por la cantidad de parejas inscriptas antes que uno”, comentó el juez López Peña.

Luego de la inscripción en la “lista de aspirantes”, los jueces de menores le otorgan al inscripto un niño en guarda, que debe cumplir con los requisitos de adoptabilidad previstos por ley. Esto significa que el infante debe estar en condiciones de abandono total de su familia por el lapso de un año, cuando sean evidentes las condiciones de “desamparo moral o material, manifiesto y continuo, situación comprobada por autoridad judicial”, establece la ley.

Claramente, esto implica un crecimiento marcado por el desarraigo y el abandono, una crianza en hogares de tránsito hasta encontrar una familia dispuesta a la adopción. Vale recalcar que, en su mayoría, los adoptantes prefieren niños recién nacidos ante chicos de mayor edad, por lo que a partir de los 10 años suelen quedar en el olvido.

Luego de otorgarse la guarda del menor, el adoptado permanece por seis meses junto al adoptante y es entonces que se inicia el juicio de adopción en los juzgados de familia, donde la sentencia es plena. Este procedimiento dura entre ocho meses a un año.

La ley de matrimonio igualitario despertó la polémica por la posibilidad de adopción de parejas homosexuales. Para López Peña cuando una realidad “afecta a terceros” (a su parecer, los menores) hay que tomar recaudos. “El juez tiene que sentenciar lo más conveniente para el niño, porque hace a su derecho a la identidad sexual, a vivir su sexualidad conforme a lo que le da la naturaleza. Necesita un papá que se comporte como varón y una mamá que se comporte como mujer, para tener los referentes que se comporten como los sexos que poseen.Los homosexuales pueden ser padres excelentes, pero no le van a dar al niño el ejemplo que necesitan”,expresó López Peña.

En contraposición a esta postura, el Colegio de Psicólogos de Córdoba difundió, durante el debate de la ley de matrimonio igualitario en 2010, un documento en el cual expresaba, desde la concepción a la que adhieren, supostura a favor del matrimonio y la adopción homosexual. “Desde el punto de vista puramente psicológico, el niño necesita desarrollarse dentro de una institución o estructura familiar que lo provea de afecto, cuidados y herramientas socioculturales de tipo simbólico, que le permitan integrarse a su comunidad mediante el lazo social”, afirmó la institución.

El Colegio de Psicólogos alienta a destruir el paradigma de la “normalidad” o lo “natural”, afirmando que “donde haya un colectivo humano que mantenga vulnerados sus derechos, corresponde legislar para garantizar la igualdad y la no discriminación” en democracia, adhiriendo además a la concepción hombre/mujer como seres culturales donde el sexo genital no determina el género ni la orientación sexual de los individuos.

Las leyes deben ser flexibles y adaptarse a los tiempos que corren, a las necesidades de la comunidad, que a través de sus actos (algunos fuera de le ley) reclaman una nueva ley de adopción que tenga en cuenta a los adoptantes y en especial, a los niños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s