PUC: Programa Universidad en la Cárcel

Por Leticia Flores y Jonathan Picossi

El Programa Universidad en la Cárcel, impulsado por la Facultad de Filosofía y Humanidades, funciona como una extensión dela Universidad Nacional de Córdoba en contextos de privación de libertad.

Su principal objetivo es “desarrollar estrategias educativas que permitan a internos, alojados en el Servicio Penitenciario Córdoba (SPC), iniciar o completar estudios universitarios”, informan desdela Secretaría de Asuntos Estudiantiles de la mencionada facultad.

La falta de organización interna, la insuficiente articulación entre la universidad y el SPC, y la carencia de docentes para el dictado de las cátedras hace imposible a los convictos hacer valer este derecho.

El PUC depende principalmente de la convicción y voluntad de sus participantes. Los docentes trabajan ad honorem, por lo cual, no obtienen puntaje ni salario, sólo los viáticos del traslado a la cárcel. Los equipos profesionales que intervienen en las unidades penitenciarias lo hacen desde la firme convicción de que los convictos tienen el derecho a acceder a una educación de calidad. Esa es su principal y quizás única retribución.

La educación en la cárcel se encuentra legislada por el artículo 134 de la Ley Nacional24.660 que reza: “La enseñanza será preponderantemente formativa, procurando que el interno comprenda sus deberes y las normas que regulan la convivencia en sociedad.” Sin embargo, la fragilidad institucional del PUC y la lógica del Sistema Penitenciario, impiden el goce absoluto del derecho a la educación en unidades penales.

Según Patricia Mercado, coordinadora del PUC, el programa pretende que el proceso de aprendizaje ejercido dentro de las cárceles sea similar al de cualquier joven que curse enla UNC, sabiendo que esta concepción concibe una contradicción de espacios y contextos de aprendizaje.

“Algunos internos han terminado su nivel educativo básico en la cárcel, por lo cual, se concibe una diferencia de apropiación de conocimientos. Ellos tienen un acceso restringido al conocimiento público por el hecho de estar presos”, advierte Mercado.

En 2010 se dictaron las carreras de Filosofía, Letras, Historia, Ciencias dela Informacióny Bibliotecología a internos de toda la provincia de Córdoba. La oferta de carreras es limitada, ante una demanda que reclama diversidad. La “sede principal” para el dictado de clases es la Unidad Penitenciaria de barrio San Martín, para lo cual, convenio de por medio con el Sistema Penitenciario, se traslada allí a los presidiarios de toda la provincia para que asistan a clases. “Son difíciles las condiciones de traslado, dependiendo del móvil, pero son condiciones complicadas. Si ellos aceptan ser trasladados, se los traslada. El Servicio Penitenciario sí está cumpliendo con esa condición”, señala Mercado ante casos poco felices de traslado de convictos.

El PUC está inspirado en la experiencia dela Universidadde Buenos Aires (UBA) en la cárcel de Devoto, que ya suma 25 años de trayectoria. Se trata del programa UBAXXII, que promueve la educación como un derecho ciudadano al cual acceden los presidiarios. El espacio de estudio comprende 14 aulas, sala de profesores, salón de actos, una sala de computación y una biblioteca con más de 6000 volúmenes. El lugar era un viejo espacio que había sido quemado en un motín y que los estudiantes recuperaron en el año 1986, bajo la vigilancia del Servicio Penitenciario Federal (SPF).

Para Marta Laferriere, Directora del Programa UBA XXII y docente en el Centro Universitario Devoto (CUD), la educación es la clave de todo. “Viendo la Argentinade hoy, lo que pasa en las cárceles, comprendemos que no se trata simplemente de sacar un sujeto y esconderlo tras las rejas, porque ese sujeto reincide. Es decir, no se trazó una verdadera política de Estado que suponga que esos sujetos deben volver a la sociedad y ser incluidos. En este sentido el Programa UBA XXII es una excelente política de seguridad”, afirma Laferriere.

El programa UBA XXII y el PUC contemplan a la educación como un derecho humano lesionado en estos contextos. Esta concepción difiere con los razonamientos de las autoridades del Servicio Penitenciario, que lo distinguen como parte del “tratamiento” de los convictos. “El PUC parte de la resistencia, porque si no estaríamos aceptando la lógica de la educación como tratamiento. En otras ocasiones los mismos presos piden que se envíen las notificaciones sobre sus avances en el procedimiento impuesto por el sistema”, sostiene Lucas Crisafulli, abogado y docente del Programa Universidad enla Cárcel.

Según Leandro Halperín, uno de los impulsores de UBAXXII, sólo el 6 por ciento de los 99 internos que se recibieron en Devoto volvieron a delinquir. Esto permite vislumbrar el poder del reconocimiento de la educación como un derecho humano, que disminuye la reinserción delictiva y permite distinguir al hombre antes que a su pena.

2 comments

    1. Hola, estimado. La página la administro yo y trabajo con las plantillas de wordpress y mis vagos conocimientos tecnológicos para diseñar las cabeceras y la distribución de contenidos en base a mis criterios estéticos (para nada profesionales). No se si ves que este bien o mal diseñada la página, jajaja, pero te aseguro que todo lo que hago en el blog lo hago de todo corazón y sale, brota, explota, emerge de algún modo. Con el tiempo me encantaria poder mejorar el diseño, pero bueno, cuando el tiempo y mis conocimientos me lo permitan! Gracias por visitar Calei2copio!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s