La inmoralidad de los moralistas (parte 1)

Los casos de discriminación a homosexuales en el Paseo del Buen Pastor, por parte de personal de seguridad, generaron repercusiones que acabaron en la organización de una “chapada” masiva en dicho espacio de Nueva Córdoba. Sin embargo, estos hechos no son los únicos que alertan a las organizaciones LGBT de la provincia. Repasemos algunos de los casos más indignantes y escandalosos de los últimos años sobre discriminación a homosexuales y transexuales.

Campaña publicitaria contra la discriminación por orientación sexual

El 17 de enero pasado, una pareja de jóvenes homosexuales fue interpelada por un guardia de seguridad del Paseo del Buen Pastor, para que dejaran de besarse, o de lo contrario, deberían retirarse de dicho espacio público. La pareja denunció al guardia, a la empresa de seguridad y a la administración del Paseo del Buen Pastor ante el INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo). “El encargado de la seguridad les hizo una advertencia y ellos se sintieron ofendidos”, comentó Adriana Domínguez, titular del INADI Seccional Córdoba, minimizando lo ocurrido.

Campaña Publicitaria "Un Beso es un Beso)

Sin perder más tiempo, la organización LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) de Córdoba, Devenir Diverse, organizó una “chapada” masiva en el Paseo del Buen Pastor. La cita es el 13 de febrero a las 18 horas, para celebrar anticipadamente el Día de los Enamorados, y manifestar la lucha contra la discriminación y una actitud más activa por parte del INADI delegación Córdoba.

Un documento redactado por la organización LGBT asegura que esta seccional, bajo el liderazgo de Domínguez, ha pecado de “falseamiento de la información y omisiones llamativas que se surgen del informe anual de balance del Foro de Diversidad del INADI Delegación Córdoba”. En este balance, según Devenir Diverse, el INADI se ha adjudica acciones, eventos, reuniones y manifestaciones de las cuales no ha participado. El informe además advierte sobre un número indefinido de denuncias por discriminación a homosexuales, travestis y trans, que no han sido tomadas por la delegación. “Lo que nos motiva informarles de esta situación, no es otra cosa que la esperanza de poder algún día contar plenamente con una institución estatal en nuestra Provincia que bregue por nuestros derechos y esté atenta a las necesidades y problemáticas de nuestra sociedad, una Delegación que cumpla efectivamente con lo que tiene encomendado: combatir la discriminación en cada rincón de la Provincia”, aseguran en el documento firmado por dirigentes y miembros de Devenir Diverse.

Pero mientras las organizaciones LGBT y el INADI cordobés continúan discutiendo (ojalá para encontrar un acuerdo que nos beneficie a todos y bregar por la lucha a favor de los Derechos Humanos), los hechos de discriminación de todo tipo continúan sucediéndose en la ciudad y la Provincia (para acotar el área de análisis). De hecho, Devenir Diverse ha registrado más casos de discriminación en el Buen Pastor, ocurridos durante 2009 y 2010 contra parejas homosexuales.

El próximo domingo 6 de febrero, a las 17:30 horas en la Plaza de la Intendencia, se llevará a cabo un acto con “radio abierta, música y cine”, organizado por la Mesa Nacional por la Igualdad y Contra la Discriminación. El evento contará con la presencia de María Rachid, vicepresidenta del INADI; Martín Apaz, Secretario General de la Mesa por la Igualdad; Carmen Nebreda, Diputada Nacional; y el viceintendente de la ciudad, Carlos Vicente, además de otros funcionarios y referentes de la lucha por los Derechos Humanos.

Las organizaciones LGBT parecen participar activamente en la sociedad civil sin una articulación necesaria y adecuada con la delegación del INADI Córdoba. Dicha articulación se vuelve fundamental para cumplir con el principal objetivo: combatir la discriminación. Educación, información, respeto, responsabilidad, acción y conocimiento son más que necesarios para alcanzar la tolerancia a lo diverso, y que una sociedad más justa e igualitaria no sea sólo una utopía. A través de este informe, repasamos alguno de los hechos más importantes sobre discriminación a homosexuales, travestis y transexuales en la Provincia de Córdoba, con la intención de recordar para jamás olvidar y poder actuar hoy en pos del mañana. Un pedido: ¡Ojala que hayamos aprendido la lección y nunca se repitan!

 

Campaña publicitaria sobre el amor en tiempos de diversidad

 

“La forma en que se sufre la discriminación por motivos de raza o sexo o religión o discapacidad varía de manera considerable: existen diferencias dentro de la diferencia. El factor común es el daño que se inflige a la dignidad de las personas como consecuencia de su pertenencia a ciertos grupos […] En el caso de los gays, la historia y la experiencia nos enseñan que el daño no surge de la pobreza ni de la impotencia, sino de la invisibilidad. Es la contaminación del deseo, la atribución de perversidad y de vergüenza a un afecto físico espontáneo, la prohibición de la expresión del amor, la negación de la plena ciudadanía moral en la sociedad por ser uno quien es, lo que vulnera la dignidad y la autoestima de un grupo.”

Juez Albie Sachs, Tribunal Constitucional de Sudáfrica, 1998. 

Vanesa Ledesma

A través de este pasaje inicia “Crímenes de odio, conspiración de silencio; Tortura y maltratos basados en la identidad sexual”, un informe elaborado en 2001 por Amnistía Internacional, conmemorando su 40º aniversario. En este marco, la organización que vela por los Derechos Humanos en todo el mundo, escogió seis casos que simbolizan las aberraciones contra las cuales se enarbola la lucha actual de Amnistía. Presos políticos, detenciones injustificadas, maltrato, violaciones, tortura y abuso de autoridad en el mundo, fueron representados por seis episodios ocurridos en China, Burma, Egipto, Etiopía, Turquía y Argentina. Y es que lo que ocurrió con Vanesa Ledesma no tiene adjetivo superlativo adecuado que supere al de “inhumano”.

El 11 de febrero de 2000, Vanesa Ledesma (47) fue detenida por la Policía de Córdoba acusada de provocar daños en un bar donde participó de un altercado. Pasó 5 días detenida en el Precinto 18 (ex comisaría 13), su última morada. Murió a causa de un infarto, aseguró tres meses después el fiscal a cargo, Mario Dellavedova, amparándose en una autopsia en la que no se habrían encontrado signos de asfixia o elementos toxicológicos. Vanesa era portadora de VIH-SIDA, lo que, según la autopsia oficial, habría empeorado las malformaciones coronarias congénitas que padecía, además de las infecciones hepáticas y sifílicas. Por ende, la causa fue archivada y el por entonces titular de la Secretaría de Derechos Humanos de Córdoba, Guillermo Johnson, desligó al personal policial de toda responsabilidad.

Sin embargo, pruebas fotográficas y una autopsia anterior a la oficial contradicen lo que aseguró el fiscal Dellavedova y el Secretario Johnson.

El cuerpo de Vanesa Ledesma fue entregado un día después de su defunción, a cajón cerrado. En ese lapso, se le habría practicado otra autopsia, que jamás se publicó oficialmente y que aseguraba que Vanesa había sufrido torturas en pies, brazos, la espalda, y los hombros. Esas habrían sido las verdaderas causas de su muerte, y no un infarto, como indicó la autopsia en la que se amparaba el fiscal Dellavedova.

Amigas de la travesti decidieron develar el misterio: abrieron el ataúd de Vanessa y fotografiaron su cuerpo deforme, con hematomas, heridas, tajos, un golpe en la sien y otros restos de la brutal tortura a la que había sido expuesta.

El caso fue elegido por Amnistía Internacional entre otros cinco en todo el mundo, simbolizando la lucha actual por los Derechos Humanos. Muestra “la sistemática persecución policial” y la “homofobia” en el país, afirmó en aquel momento el líder de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), César Ciglutti. El dirigente aseguró en el 2001 que 30 transexuales fueron detenidas por noche en la Capital Federal, y pidió justicia por “100 casos de asesinatos en la calle que no fueron investigados”.

Vanesa militaba en la Asociación de Transexuales Unidas de Córdoba (ATUC), que junto al CHA y otras organizaciones de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (LGBT), se movilizaron y reclamaron al por entonces gobernador de la provincia, José Manuel De la Sota, la reapertura de la causa y una profunda investigación sobre el desempeño policial y hospitalario. Familiares, amigos y las organizaciones continúan esperando justicia por Vanesa Ledesma.

En la página web del CHA se estipulan otros casos de asesinato, persecución, violaciones y discriminación contra homosexuales, travestis y transexuales ocurridos en Argentina (http://www.cha.org.ar/articulo.php?art=237&cat=41).

Proximamente, dos nuevos casos de discriminación en Córdoba que no deben ser olvidados en Calei2copio.

Aquí una campaña publicitaria por el “derecho a la indiferencia”, es decir, a que no exista sorpresa por un beso de homosexuales, una sociedad tolerante y diversa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s